domingo, 1 de febrero de 2015

Tic Tac


Hace menos de un año los dirigentes de Podemos decían que ganarían las elecciones generales. Me quedaba alucinado viendo la tele. Pensaba que eran demasiado optimistas, ¿cómo un partido tan joven podía tener esos delirios de grandeza? Hoy, después de la manifestación del 31-E a favor del cambio político, estoy prácticamente convencido de que van a ganar. Esto me hace preguntarme a mí mismo: ¿Cómo es posible?

Desde que empezó la crisis, la cosa ha ido a peor. La solución fue hacer recortes a la gente corriente. Sin embargo, sólo sirvió para hundirnos más. La gente normal empezó a sentirse hasta el cuello. No notábamos mejora, mientras que (Los que desgraciadamente consideramos) los de “arriba” no apretaban un poquito su propio cinturón, sino que se dedicaban a obtener injustos beneficios aprovechándose de su posición. Nos daban palmaditas en la espalda y nos decían: “Ya verás cómo se soluciona todo de aquí a un par de años”. Y mientras que nosotros sólo podíamos poner cara de tontos y aguantar el golpe, empezaron a salir noticias sobre trapos sucios relacionados con los políticos: aquellos que nos decían que estamos gastando más de lo que podemos. Definitivamente, la gente empezó a odiarlos.

Entonces, hace un año, nació un movimiento de izquierda para presentarse a las elecciones para candidatos del parlamento europeo. La gente, harta de lo mismo, buscó otra alternativa para estas elecciones. No son las elecciones generales de un país, y la gente experimenta. ¿A quién podemos votar que no sean los mismos de siempre? Y a partir de ahí comenzó su estrellato.

Los de arriba, al ver el inesperado triunfo de este partido, se lanzaron a por él. Periodistas y políticos soltaron su arsenal contra sus integrantes mediante los medios de comunicación en reportajes y tertulias. Pero resultó que, lejos de hundirlos, alimentaron sus filas. Al hablar continuamente de este partido, más gente empezó a conocerlos. Y cuando les lanzaban alguna puñalada estos se las devolvían dobladas, porque los ataques que recibían consistían en rumores y mentiras, y estos les devolvían la bofetada con hechos verídicos.

Gran parte de la causa de su fama la tienen sus adversarios: ellos han sido los que les han preparado el terreno, porque se han convertido en los malos.

Aparte de sus credenciales políticos, lo que más me gusta de este partido es su historia. Cómo han surgido como de la nada y en un año la gente ya confía en ellos. Además parece gente corriente, formada y que habla sin rodeos.

Lo que menos me gusta de Podemos es el egocentrismo de su líder.... Parece que Podemos es sólo él. También es muy hipócrita invertir parte de tu salario al canal en el que colaboras y decir que donas ese dinero, pero lo es más acusar de ello quienes están imputados en los tribunales por corrupción. También me parece absurdo que digan que no son ni de izquierdas ni de derechas, cuando claramente son de izquierdas.

Como este es un tema muy polémico y bastante personal, quiero concluir agradeciendo que hayas leído mi opinión sobre Podemos y que en ningún momento he querido ofender a nadie.

1 comentario:

  1. Pero, ¿sería su programa viable y no sería eso lo realmente importante?

    ResponderEliminar